Cómo limpiar el horno de incrustaciones y grasa

¿Cuándo fue la ultima vez que limpió el horno?

Sí, ese no es un buen recuerdo, porque pasaste horas de frote, frote y vuelva a frotar para obtener un resultado que no siempre es el esperado. Te decimos la verdad enseguida: no existe ningún secreto mágico que te permita limpiar el horno en minutos y sin esfuerzo.

Pero, y esta es la belleza, hay algunas precauciones que puedes poner en práctica para una mayor limpieza del horno sin coste y con resultados garantizados. Con productos que ya tienes en el armario.

Descubra ahora cómo hacerlo: nuestro especialistas en limpieza he creado uno para ti un manual de limpieza del horno que explica cómo y en qué orden proceder para la limpieza completa del horno: desde las paredes internas hasta la puerta.

¡Vamos a por ello!

1. Adiós a las incrustaciones.

Como limpiar el horno de incrustaciones y grasa

 

Lo primero que hay que hacer para limpiar con cuidado el horno es quitando cualquier incrustación.
Pero, ¿por qué pasar horas fregando la suciedad cuando hay un truco que puede ayudarlo y acelerar la operación?
Vasta y es suficiente con calentar el horno. El calor es un excelente aliado en la lucha contra las incrustaciones.
¡Entonces empecemos! En primer lugar, retire las cacerolas y enciende el horno a 180 grados.
A medida que alcanza la temperatura, preparar una olla (que luego se puede hornear) con 4 litros de agua hirviendo y 1 vaso de vinagre de vino blanco.
Luego poner la olla en el horno durante media hora. Después de 30 minutos, apague el horno pero deje la olla adentro durante 3 horas. Tiempo en el que el vapor de agua y vinagre actuará sobre las incrustaciones, ablandándolas. Pasadas las horas indicadas, coge uno esponja es pasarlo sobre las incrustaciones hasta que se eliminen todos los rastros.
Recuerde: nunca utilice la lana de acero dentro del horno, corre el riesgo de dañar las superficies.

¿Y si el las incrustaciones no se desprenden? ¡Tenemos un secreto incluso para la suciedad más rebelde!
Hacer una pasta con 7 cucharadas de bicarbonato de sodio, 1 cucharada de agua caliente y 1 cucharada de vinagre blanco. y frótelo sobre las incrustaciones. Dejar actuar 10 minutos y volver a frotar con la esponja.
¡Y adiós sucio!

2. Paredes brillantes.

Una vez eliminadas las incrustaciones, puede pasar a limpieza de las paredes internas del horno.
También en este caso es preferible que el horno esté tibio: el el calor ayuda en la limpieza y el saneamiento.
Enciéndalo a 100 grados durante 10 minutos y déjelo enfriar.
Luego haz tu propio limpiador natural. Haz tu mezcla con medio litro de agua y una cucharada de jabón de Marsella líquido o rallado y poner la mezcla en una botella con atomizador.
Pulverizar sobre las paredes y frotar sobre las superficies del horno con una esponja suave.
Luego enjuague bien 2 veces con agua tibia.

3. ¡Sellos y guías para nosotros!

¿Cuándo los limpiaste por última vez? La suciedad a menudo acecha aquí también y es importante eliminarla y desinfectar también estos componentes. Trae tu cepillo de dientes: sumérjalo en poca agua caliente y bicarbonato es frote suavemente las juntas y las guías. Luego enjuague con un paño húmedo.

4. Puerta brillante.

1620844707 161 Como limpiar el horno de incrustaciones y grasa

 

Ahora el interior de su horno está perfectamente desinfectado.
Pero falta el último paso, por qué no, no puedes dejarlo puerta opaca y grasienta.
Esta vez en un horno frío frota con un paño suave una mezcla hecha con 2 cucharadas de bicarbonato de sodio polvo e 2 de vinagre de vino tanto en el interior de la puerta como en la ventana exterior.
Dejar actuar unos minutos y luego enjuagar con abundante agua.

5. Bandejas para hornear en las que reflejarse.

De nuevo corren a tu rescate el bicarbonato y el vinagre.
Vierta el bicarbonato de sodio sobre las bandejas para hornear. para cubrir toda la superficie y luego espolvorear con vino o vinagre de manzana. Deje que la solución actúe durante unos minutos y luego frote vigorosamente. Por último, ponga las bandejas bajo el chorro de agua y verá lo brillantes que quedarán como nuevas.

Y finalmente, aquí están los reglas de oro para un horno siempre perfecto:

    • Intente limpiar el horno constantemente, después de cada uso. Solo un poco de agua caliente y vinagre reducirá la cantidad y el tiempo de limpieza extraordinaria.

 

    • cuando utilice el horno, prefiera cocinar en papel de aluminio: evitará salpicaduras y… ¡futuras incrustaciones rebeldes!

 

    • recuerde colocar un papel de aluminio grande en la parte inferior del horno para evitar que los alimentos y los condimentos se quemen en la superficie directa del horno, creando residuos secos y suciedad, que se encuentran entre los más difíciles de eliminar.

 

Entonces, ¿ya tienes listo bicarbonato de sodio, jabón y vinagre?
¡Estamos seguros de que hará un gran trabajo!

Como ha visto, no es necesario comprar limpiadores caros, pero puede crear tu propio limpiador de hornos a domicilio y sin coste alguno.

Más posts que te puedan interesar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Opine sobre nuestros servicios